Salir a correr, una buena manera de hacer ejercicio

Estándar
salir a correr para hacer ejercicio
Salir a correr es una buena alternativa para ejercitarnos. Sólo necesitas unas zapatillas deportivos, ropa cómoda, muchas ganas y una buena actitud.

Lo más difícil es empezar. Si llevas mucho tiempo sin hacer actividad física, lo recomendable es empezar haciendo caminatas a ritmo rápido, durante 20 minutos cada día. Puedes ir a un parque, a la pista atlética de tu ciudad o simplemente salir a pasear a la calle. Se puede hacer a cualquier hora del día, aunque lo más común es hacerlo durante las horas de la mañana o por la tarde al caer el Sol.

La clave está en tomarlo como uno de los hábitos para un estilo de vida saludable y practicarlo de forma cotidiana. Al principio será normal sentir pereza, pero el sacrificio de levantarse a correr trae buenas recompensas. Corriendo fortalecemos los músculos y el sistema cardiovascular, oxigenamos mejor el organismo, nos desestresamos, sudamos y reforzamos nuestra autoestima.

Si te sientes preparado para aumentar la intensidad, adelante. Poco a poco puedes alargar la duración de tus salidas y aumentar el ritmo. Es importante no excederse en el ejercicio y controlar el esfuerzo. Es posible que por el entusiasmo quieras correr a un ritmo al que no estés acostumbrado y puedes ocasionarte algún tipo de lesión, además de las molestas agujetas. Tómatelo con calma y ve progresando a tu ritmo.

Una vez adquirido el hábito de salir a correr, es un buen estímulo cronometrar tu tiempo de carrera. Esto es algo que te impulsará a ir mejorando día a día, pero siempre con precaución para no producirse ningún tipo de lesión. Sal a correr y disfruta, puedes practicar este ejercicio sólo o en compañía y con esfuerzo, verás como mejoran tu forma física, tu salud y tu estado de ánimo.