Cómo cultivar plantas medicinales en la ciudad

Estándar
hierbas medicinales urbanas
¿Siempre has querido tener tu propio jardín de plantas medicinales, pero los límites de vida en la ciudad han impedido que llevases a cabo tu proyecto?

Sigue estos pasos y con las herramientas adecuadas, un poco de sol y un poco de atención, encontrarás la forma de mantener tu jardín de hierbas medicinales en tu propia casa.

Cultivar plantas medicinales en casa

Haz espacio en un lugar soleado

Encuentra un espacio donde las plantas puedan recibir la luz solar durante varias horas por la mañana o por la tarde, pero evitando la exposición directa al sol durante las horas centrales del día.

Escoge un lugar donde puedas trabajar cómodamente y donde las plantas estén protegidas de mascotas y otros elementos externos.

Compra semillas o planteles

Visita el mercado o algún comercio especializado en agricultura para encontrar una amplia selección de semillas y planteles. En general, las hierbas medicinales como la albahaca, el perejil, el tomillo, el romero, cebollino, menta y salvia son adecuadas para su cultivo en interior.

También es importante conseguir el sustrato adecuado para el crecimiento y mantenimiento de las plantas, pregunta en el mismo comercio cuál es la mezcla más adecuada para las semillas o planteles que piensas adquirir.

Siembra y cultiva tus plantas medicinales

Llena tus macetas o jardineras con el sustrato hasta aproximadamente la mitad de su capacidad. Haz un hueco con el dedo para alojar las semillas, o un hueco mayor para las raíces del plantel.

Una vez que las semillas o planteles se han colocado, llenar el resto del espacio con más sustrato y regar hasta que el agua salga de forma abundante por los agujeros de drenaje. Coloca las macetas en un lugar soleado y mantén el suelo húmedo hasta que germinen.

Esperamos que te haya gustado esta pequeña guía para mantener tu propio jardín de hierbas medicinales urbanas, con el que podrás beneficiarte de las propiedades medicinales de las plantas que cultives y además de servirte también como distracción y entretenimiento.